Y quién habla por mí?

facebook facebook facebook facebook

¿Y quién habla por ellos?

El día de hoy he pasado una de las más grandes vergüenzas de mi vida, y la vergüenza se siente cuando algo que evidentemente no está bien y es descubierto y puesto en el aire con plena libertad. 

Llevo 3 meses fuera de mi país y no hay un minuto en el que no haya tratado de poner en alto el nombre de mi México querido (decisión Propia) dentro de aquello que no se ve y no se siente, indiscutiblemente hay acciones personales que dejan más huella de una sociedad, que el ganar una medalla en un deporte extremo. Mi orgullo puesto en mis acciones.

Todo este tiempo he tratado de hacer empatías, viviendo lo que en realidad no encuentro palabras para expresar. En Calcuta la ciudad de la "Inmundicia" se vive todo lo "peor" pero con certeza digo que existe algo peor que lo peor. (Otro tema pendiente que abordar)

La historia de mi vergüenza (que al exponerla ante ustedes la convierto en nuestra) comienza estando en una reunión por demás importante y simbólica por el nivel de activismo que se vive en Cambodia y en donde el tema a tratar es el que he venido promoviendo desde hace 3 meses en Asia, la situación mundial de la "primera Infancia". Así un grupo de personas empeñadas en mejorar la vida de aquellos que no tienen nada, me han cuestionado hasta sentirme severamente humillada y reconozco que merecidamente ya que no se puede ni se debe vivir en la omisión.

Leo diariamente, con mucho interés, las noticias por internet, trato de vivir intensa y nostálgica todo lo que nos concierne como mexicanos y leo la desesperación que causa la inevitable impotencia social ante la subida de los impuestos y la cascada inevitable de la carestía, estamos constantemente cuestionando al gobierno que se hace con nuestros impuestos llamando a todos los involucrados corruptos e insensibles y exigimos que nos muestren que se hace con nuestro dinero y para que esta siendo utilizado, evidentemente tiene que confirmarse con los ojos si no, no sirve, porque son nuestros recursos, nuestros bienes, nuestras pertenecías, nuestro dinero.

¿Y Nuestra Gente?

Bien dicen los avatares que es tanto la importancia que le damos a lo material que no miramos lo puramente humano, y hoy lo compruebo.

Esta ONG conoce de la intimidad de mi país mucho más que yo y ponen ante mis ojos una de las realidades más aberrantes y de las cuales muchos de los que me leen quizás no tengan idea al igual que yo.

Estos activistas han viajado a México en varias ocasiones y comparten sus experiencias siendo testigos del abandono y mal trato de lo cual han sido víctimas nuestros ancianos durante años. Datos, fechas, nombres, todo han puesto en la mesa, viendo en mi la persona con la capacidad para poder darlo a conocer (humildemente lo agradezco) he de decirles que en varias ocasiones traté de reprimir su intención y les dije que lo mío era la niñez y la ONG con la que laboro se refiere a aquellos que no tienen voz y es por eso que se nombra "Y quién habla por mi" motivo por el cual terminan hostigándome más y con toda razón, no me había percatado de que la 3a lo mismo que la 1a edad carecen de armas para defenderse y piden encarecidamente que alguien lo haga por ellos.

"Lo tuyo es hablar por los que no tienen voz" y "los ancianos que viven este infierno no la tienen" (me refieren) ante esta reflexión mi auto-defensa se evapora, porque de acuerdo a lo que ellos dicen, los ancianos tampoco tienen voz.

Mi indignación crece enormemente con cada historia, ellos hablan de golpes, gritos, crueldad desenfrenada, físicas y psicológica, a toda hora y sin piedad, amenazas constantes y acciones aberrantes dentro de una obscuridad que no permite raciocinio alguno, me cuentan de casos que no caben en este artículo y que tendrán respuesta si me decido a actuar y a comunicar para que todos se enteren, hoy comienzo. 

¿Quién dirige los Asilos en México? Una mafia, todos se mueven a través de mafias, nadie puede involucrarse ni intentar interceder porque amenazan con la muerte si te infiltras en sus diabolicidades.

Ellos, dada su frecuente visita a mi país me piden mantener al margen su persona, tienen miedo a la furia de estos criminales (otros más).

Me pregunto tristemente ¿qué tipo de Sociedad somos? Porque hemos dejado avanzar tanto de lo malo? ¿Por qué no nos hemos preocupado más por los seres humanos que por el valor del dinero?. ¿Cuántos sabemos de la existencia de estos asilos? ¿Cuántos sabemos acerca del abandono de muchos ancianos enfermos que son tirados a la calle porque ya no sirven? Siendo atrapados y quedando vulnerables en las garras de desalmados que los llevan a estos asilos de mala muerte y en donde los encierran para terminar sus vidas en un infierno.

Evidentemente me importan a mí, y necesité venir al otro lado del mundo, para que un grupo de extranjeros me abriesen los ojos y me avergonzaran diciendo que en mi país estamos MUY deshumanizados ni más ni menos que en otros países, pero SI lo estamos, dentro de la minoría, somos mayoría, que enorme tristeza.

Estamos tan absortos en nosotros mismos que se nos olvida, primero, que tenemos una infancia completamente vulnerable, desvalida y que un país que no ofrece protección debida a sus niños(a) es un país que jamás avanzará, pero también nos debemos enfrentar a que la vejez es una "enfermedad" inevitable que todos TENDREMOS QUE SUFRIR.

Si hoy no empezamos como sociedad a tratar de enderezar el rumbo, seguiremos pagando la osadía de un México sin futuro y lo que es peor, un México insensible que solo es capaz de reaccionar con furia cuando la selección nacional de futbol no gana su partido. (Ejemplo).

Hoy he vivido la vergüenza más grande, los ojos se abren ante la osadía del confrontamiento y de la negación, seré anciana algún día, ¿cómo quiero vivirlo? y para lograrlo, tendré que preparar el camino, quizás lo mejor está en preguntar al gobierno, que me ofrece, para vivir mi vejez DIGNAMENTE y que eso DIGNO, que deseo para mí, sea mi propuesta para los que hoy anteceden y sufren la irrespetuosa e inevitable llegada del atardecer.

Los mexicanos compartimos un territorio, en las buenas y en las malas es imposible separarnos, y así como lo económico nos incumbe y nos preocupa LO MAS IMPORTANTE somos los SERES HUMANOS. Los "ABANDONADOS" no deberían estar solo en manos del gobierno, deberíamos como sociedad organizarnos y exigir que nos digan; donde los tienen, que hacen con ellos, en manos de quién están, y cuáles son SUS DERECHOS MÁS ELEMENTALES. 

¡El PETROLEO ES NUESTRO! 
¡NUESTRA GENTE ES NUESTRA!

Así como nos unimos en redes sociales para lograr justicia ante actos fuera de disonancia, así deberíamos unirnos para exigir al mismo nivel las cuentas de nuestros dineros al de las cuentas humanas. ¿Qué hacen con los niños que no tienen padres? ¿Qué hacen con los ancianos que son despojados?

Hemos recorrido en este año mucho camino por medio de la Fundación, nos falta por caminar mucho más, ahora me encuentro ante la disyuntiva de tomar otra responsabilidad y me frena la inevitable levedad del ser, "No sé si puedo porque no sé si quiero" ante esto, hoy duermo con la esperanza de que alguien levante la mano y diga "YO sé que quiero, porque YO sé que puedo" ¿Quién dice YO?


Comparte

Regálanos un like